domingo, 24 de abril de 2016

Todos interesados en el Reglamento Europeo de Protección de Datos


¡Hola de nuevo!

Reglamento, Unión Europea, Protección de Datos
Hay un nuevo miembro en la familia y no sé si va a encajar bien, la verdad. Tras 4 largos años, por fin hemos podido conocer a la criatura y debo reconocer que no le saco parecido a nadie. Algún aire se da a la prima española, pero no puedo decir que sea idéntica tampoco. Lo que sí puedo decir es que el parto fue bien y nació con buen peso, quizás demasiado (261 paginazas que podéis consultar aquí, cortesía de la gran @MarinaBrocca , cuyo post sobre el Reglamento también recomiendo leer); pero ahora les toca a sus padres elegir una buena alimentación para que crezca sano y pueda integrarse en la sociedad que le ha tocado vivir. Tenía ganas de conocerle, aunque estaba un poco nerviosa por comprobar si los osados parecidos que le íbamos sacando todos se iban a cumplir. Es una criatura que nace ya famosa, como el bebé de aquel post que escribí hace no mucho. Desde este humilde rincón de la web, doy la bienvenida al nuevo Reglamento. Te has hecho de rogar, ¿eh? Claro, es que "dentro" se está tan agustito...


Protección de Datos, Data Protection, Unión Europea, Ley, Normativa
Vamos a ver qué pan nos trae este niño tan peculiar para ver si podemos ponernos de acuerdo en el tipo: ¿será Pan de Molde o quizás una buena hogaza? ¿Tendrá el sabor de una baguette o nos va a poner a dieta con el pan integral? 
Lo que sí tengo claro es que 4 años de horno deberían ser garantía de pan bien preparado; veremos si nos hemos equivocado con la receta..


Uno de los ingredientes usados para la elaboración del pan que trae la criatura es la palabra "interés". Su esencia la he encontrado en varias partes, especialmente en las que se refieren a un nuevo concepto: "Autoridad de control interesada" y en otro un poco más difuso: "el interesado". Quiero resaltarla en este post porque me considero una persona especialmente maniática en lo que se refiere a la importancia del lenguaje y a la elección de las palabras que utilizamos (manía que he descubierto que comparto con el gran Borja Adsuara, con el que tuve el inmenso placer de compartir un café esta semana y a quien os recomiendo encarecidamente seguir en twitter; aquí os dejo su user: @adsuara) . Soy de esas personas que piensan que la elección de una u otra palabra para referirse a algo no suele ser fruto de la casualidad; tiendo a pensar que en muchas ocasiones el emisor de la misma tiene una doble intención al elegir de la palabra "x" en vez de la palabra "y". Por ejemplo, cuando se nos ha hablado de "ajustes" en lugar de "recortes" no se ha hecho con otra finalidad que no sea "suavizar" algo negativo para que "entre con vaselina" y no nos rasguemos las vestiduras al oírlo. Aunque tanto el que usa "ajustes" como el que lo escucha saben perfectamente a lo que nos referimos, parece que ponerle un lacito hace que el receptor se muestre menos dispuesto a "rebelarse"

Ajustes, Recortes, Reglamento, Políticos,
Edulcoramos nuestras expresiones para que no tengan ese sabor agrio tan horrible.


Algo así es lo que me ha venido a la mente cuando leo los conceptos "Autoridad de control interesada" y "el interesado". Para mí, en líneas generales, la palabra "interés" tiene unas veces cierta connotación negativa y otras, rasgos de ajenidad; de ser algo que guarda cierta distancia con una persona o cosa. Por ejemplo, cuando hablamos de "interés de un préstamo", el pobre deudor mirará con recelo al tipo de interés pero no tendrá la sensación de ajenidad (más que nada porque es a él al que le va a tocar pagarlo). Cuando un aficionado al Real Madrid dice que "tiene interés" en saber cómo ha quedado el Barça, lo que está expresando es que tiene cierta curiosidad en saber si el Barça ha ganado, generalmente por cuestiones matemáticas (especialmente si es un mano a mano por la Liga) pero todos tenemos claro que al madridista lo que verdaderamente le importa es cómo ha quedado el Real Madrid; el resultado del partido de los blancos en muchas ocasiones condicionará que al merengue le interese más o menos lo que haya hecho el equipo rival. En este estúpido ejemplo, vemos la connotación de ajenidad de la que hablaba antes. Por esto, tengo mis reticencias sobre el uso de la familia del concepto "interés" que decía antes. ¿Qué es lo que se me viene a la mente cuando leo "Autoridad de Control Interesada"? Pues que será la interesada en multarte. Toma connotación negativa. ¿Y cuando leo "el interesado"? Pues que es alguien relativamente ajeno a los datos personales.



 Los más puristas me dirán que soy muy negativa, que me acuerde de la definición de "interesado" que recoge la temida Ley 30/1992 y que no lo vea con tanto estupor, y tienen razón pero a medias: yo que he estudiado Derecho puedo conocer esta "variante" pero es que el Reglamento afecta a todo kiski, también a los que no tienen ni papa de Derecho, y son sus datos los que también se verán envueltos en esta espiral legislativa. Tres narices les importará la vuelta de tuerca que hace una de las Leyes más tediosas que se han inventado jamás; tirarán por la tangente y, como mucho, irán a la RAE y se encontrarán con esto:

Interesado:

 1. adj. Que tiene interés en algo. (Ajenidad)
2. adj. Que se deja llevar demasiado por el interés, o solo se mueve por él. (Negativo)
3. adj. Dicho de una persona: Que ostenta un interés legítimo en un procedimiento administrativo y, por ello, está legitimada para intervenir en él. (Ajenidad)


Y si buscamos el concepto que hemos estado usando hasta ahora (titular), lo que vemos en el DRAE es esto (selecciono las acepciones más adecuadas para este post):

Titular:
1. adj. Dicho de una persona: Que ejerce un cargo o una profesión con título o nombramiento oficiales. Juez, médico, profesor universitario titular. 
2. adj. Dicho de una persona o de una entidad: Que tiene a su nombre un título o documento jurídico que la identifica, le otorga un derecho o la propiedad de algo, o le impone una obligación. U. t. c. s. El titular del carné. La titular de la cuenta bancaria.
4. adj. Dep. Dicho de un jugador: Que interviene habitualmente en la formación de su equipo. 



Para ir terminando el post: estamos usando el mismo concepto tanto para alguien que se verá directamente afectado por el tratamiento de los datos como para un organismo externo cuyo papel es obviamente importante, pero distinto. ¿No chirría un poco esto? Personalmente creo que, en un partido de fútbol, a todos nos gusta ser titulares y no chupar banquillo. Y en los temas que afectan a los usos que se dan a nuestros datos personales, permitidme que reivindique que todos seamos titulares y no meros interesados; los tratamientos de datos personales, el uso de la información personal que generamos y vamos dejando por el camino, como las miguitas de Pulgarcito, tienen consecuencias e implicaciones en las que debemos participar activamente e involucrarnos, no esperar a que el Míster nos llame para calentar en la banda.



Y hasta aquí llega mi reflexión de hoy; espero haberos dejado rayados y con ganas de formar parte del once inicial en este partido.

Que paséis una estupenda semana, queridos amigos. ;-)



Pdt: Mientras escribo estas líneas escucho a un político hablar de "ajustes" en vez de recortes; ¡qué casualidad menos casual! (y qué hartismo más grande...).