sábado, 5 de marzo de 2016

Privacidad es nombre de mujer: Homenaje al 8 de Marzo.


Hola de nuevo!

El post de esta semana quiero unirlo a la celebración, el próximo 8 de marzo, del Día Internacional de la Mujer. A estas alturas de la película, muchas sabréis ya el motivo de que se conmemore esta fecha. El fin de este post es hacer una pequeña reflexión sobre la relación del concepto de "privacidad" con las mujeres. El título del post ya es una declaración de intenciones, creo yo. Obviamente no soy ninguna estudiosa del tema, así que no esperéis un post experto en temas de género, eso quiero dejarlo claro. Voy a intentar expresar mi punto de vista de los nexos que unen a los dos conceptos. Vamos a ver qué sale.



Nota, Escudo, Privado, Privacidad, Meta


El mayor exponente de la privacidad que hemos tenido hasta la llegada de las TIC era la casa de cualquiera de nosotras. Todas hemos crecido entendiendo que el hogar era una zona de especial status, algo parecido a lo que decía aquel famoso anuncio de la tienda más famosa de muebles: eso de "la república independiente de mi casa". Lo que sucedía de puertas para dentro de una casa era lo más privado que podía haber; salir a la calle era asumir que, durante el rato que estábamos fuera, ese halo de "especial status" quedaba tras la puerta. Y tras la puerta, junto a este "halo", estaba generalmente la mujer. La mujer era la encargada de "custodiar" ese lugar, como una especie de "guardiana de la privacidad", papel asignado automáticamente al nacer. Bajo este "papel" se criaron nuestras abuelas y nuestras madres, asumiendo esa asignación como algo inherente a su condición de mujer. Y de este papel hemos heredado como una especie de obligación especial de cuidar nuestra intimidad, que a veces implica hacernos primeras culpables de determinadas consecuencias, de lo que hablaré más adelante. La vida pública era un espacio vedado para las mujeres; con las consecuencias que eso conllevaba. Tardamos demasiado en reventar esa puerta y salir, de hecho aún hay muchas mujeres que siguen tras esa puerta, tristemente. Y no sólo hemos conseguido "cruzar" la puerta, sino que además, poco a poco hemos conseguido que la Sociedad la cruce en sentido contrario: para atravesarla y desprender conductas aberrantes como el maltrato de la noción de privacidad. El maltrato se ha visto siempre como algo "privado", un asunto en el que nadie podía inmiscuirse porque era un "asunto privado" de la pareja. Incluso produciéndose fuera del hogar, tenía un extraño "status" de privacidad incomprensible. Nos ha costado mucho, muchísimo desterrar esta idea; de hecho, el precio a pagar ha sido (y sigue siendo, cosa que es indignante) INSOPORTABLE

Puerta, Abra La Puerta, Puerta De Madera

Tras reventar la puerta, conseguimos ir haciéndonos con espacios públicos; luchando por tener nuestra autonomía. Después llegaron las TIC y con ellas, algunas conductas indeseables que nos afectan especialmente. Estoy pensando en prácticas absolutamente detestables como la divulgación de fotos íntimas o el uso de dispositivos de control, o directamente, control sin dispositivo. Cuando pienso en el móvil y todo lo que llevamos dentro de él, pienso en mi habitación. Mi habitación es como un territorio vedado y de siempre ha sido como mi "burbujita". Incluso acceder a un móvil ajeno puede implicar una invasión de privacidad similar a la de que un intruso entrara en una habitación y se pusiera a rebuscar entre las cosas de alguien. 

No, Traspaso, Signo, Advertencia

Estas prácticas detestables suelen tener peores repercusiones para las mujeres, y seguramente (recuerdo que no soy ninguna experta), estas peores repercusiones descansan sobre planteamientos machistas, y aquí traigo a colación la "herencia recibida" de nuestro "papel" de guardianas, que es una especie de culpabilidad previa. Por ejemplo, una foto de una mujer realizada practicando "sexting" tiene repercusiones sociales mucho más complicadas para ella. Se saca algo que, en principio, se considera "privado" a la luz pública, y se hace sin el consentimiento de la principal afectada. Todos recordamos el caso del vídeo de la famosa concejala, que pareció agitar las conciencias públicas. Porque, afortunadamente, parece que poco a poco entendemos que una persona no pierde su legitimidad para decidir por realizar determinadas conductas. Es como si pensáramos que, el hecho de dar nuestro número de teléfono al vecino para que, ya que nos vamos de vacaciones, nos avise si se inunda la casa, implicase que aceptamos expresamente que nuestro número de teléfono acabe en manos de todo quisqui, incluso del vecino que vive a 80 portales de nuestra vivienda. La finalidad es clara: te doy mi número de teléfono para que me avises si pasa esto, no para que lo repartas como si fueran flyers. Pues en una situación en la que una mujer comparte una foto íntima con su pareja es como si esto no valiera. A mí me parece algo "paralelo" en cierto modo: en "x" contexto y con "x"finalidad te estoy "dando este dato" y todo lo que hagas fuera de esa finalidad no está consentido, te pongas como te pongas. Cuán importante es la finalidad, ¿verdad?. Suele salir a menudo a pasear en este blog.

Mano, Dedo, Parada, Final, Apagado

No quiero cerrar el post sin hacer un alegato a favor de nuestra autonomía como mujeres, de nuestra independencia y de nuestro derecho a nuestra privacidad. Y que todo esto lo hagamos en todos los ámbitos, obviamente, incluyendo la vida en pareja. Demos una nueva patada a la puerta formándonos en el uso de la tecnología, y exigiendo respeto tanto a nuestra vida online como a la vida offline. Fomentemos un uso sano y respetuoso SIEMPRE.

Emancipación, Eurythmics, Feminismo

Y hasta aquí llega el post de hoy, escrito con todo el respeto y con la intención de hacer un pequeño homenaje a todas esas mujeres que sufren, que luchan y que han peleado por reivindicar la igualdad. Y también quiero hacer otra dedicatoria muy especial: a mi padre. Este post se lo quiero dedicar también a él, por haber sido el primer feminista que conocí. Un hombre que fue, es y será todo un referente en mi vida. Gracias por tanto, papá.


Nube, Corazón, Cielo, Azul, Blanco, Amor

No hay que olvidar que los derechos no han sido regalos de nadie, ha costado mucho conseguirlos, y es deber de tod@s luchar cada día por protegerlos. ;-)



¡Feliz semana a todas!